30 de noviembre de 2011

"Una mañana de trabajo"


Esta es la etiqueta que el teniente coronel y cirujano Reed Brockway Bontecou escribió en el reverso de esta truculenta fotografía con al menos 8 pies amputados. Con la frase describía el horror diario en el que vivió durante la Guerra de Secesión. Bontecou fue considerado un gran cirujano además del mejor fotógrafo médico de su época. Un pionero que realizó el mayor número de fotografías de soldados heridos durante la Guerra Civil estadounidense y cuyo trabajo se ha podido ver en la Galería Robert Anderson del centro de Manhattan. Imágenes que inevitablemente me recuerdan a la serie de grabados "Los desastres de la guerra" de Goya.