22 de marzo de 2011

Esto no es un abanico


La imagen que aquí puedes ver no es el abanico de una delicada dama, es un estómago humano diseccionado y al que se le ha inyectado cera para mostrar las venas, arterias y la fina membrana de la pared estomacal.

Una curiosa obra realizada por el doctor Edward Jenner (1749-1823) afamado investigador, pionero en el descubrimiento de las vacunas y también conocido por sus delicadas disecciones. Objeto este, que forma parte de la colección del Museo de ciencias de Londres (Science Museum) y que en su época sirvió como un medio de enseñanza para mostrar la estructura del estómago.

Otras historias de museos en Meridianos:
Francis Bacon, su última visita al Prado
La estación fantasma convertida en museo
La servilleta de Picasso
Rey de las ratas
Lucian Freud, el pintor donde lo feo es bello
"Veo cosas maravillosas"
Dalí y su relación apasionada con la ciencia
La fuente de mercurio que estuvo junto al Guernica de Picasso
Sol ardiente de junio
El verdadero 'Almacén 13'
"Mi nombre es Sigmund Freud"
Allí donde mira la Gran Esfinge de Giza
Un cuadro robado por los nazis en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid
La Familia Sagrada a lomos de un dinosaurio

2 comentarios:

SOLO DE INTERES dijo...

Que curioso hasta pareceria tambien un arbol por las venas. Saludos

Cristina dijo...

Muy buen post! como siempre, no dejáis de sorprenderme

http://pensamientoinusitado.blogspot.com/