7 de septiembre de 2010

Capicúa

Capicúa, es un enorme cortometraje que resume el sentido de la vida en apenas tres minutos. Un documental indispensable que si aún no has visto, no debes perder un segundo mas...



Ganador de la última edición del festival Notodofilmfest, fue considerada por el jurado como la mejor película "por su estudidada sencillez, su brillante efectividad, una tremenda ternura exenta de efectismo, y por su hermoso homenaje a la primera y, sobre todo, tercera edad".


Esta realizado por Roger Villaroya que ha recibido un premio de 15.000 euros y una beca de cuatro semanas en la New York Film Academy.

Una historia que surgió un día muy ajetreado, en el que como cuenta su autor en una entrevista para Fotogramas: "no paraba de hacer cosas, y me dio por visualizar mi vejez, esa etapa en la que ya no somos capaces de valernos por nosotros mismo y necesitamos a gente que nos ayude. Me di cuenta de que el final de la vida es muy parecido al principio, cuando somos niños. Y creí que la mejor forma de explicar esto era mediante el género documental, 'engañando' un poco al espectador y poniendo mucho sentimiento y emoción en la realización y en los planos".


Entradas relaciondas:
'Destino' un cortometraje resultado de la unión de Walt Disney y Salvador Dalí
Foutaises y Vincent
"El Último Truco" de Emilio Ruiz, el mejor maquetista del mundo
"On any Sunday", la mejor película sobre la pasión por las motos
The moment after
Atravesar París a mas de 200 km/h
Tarantino y su fetichismo por los pies
Un taxista llamado Robert De Niro
Simón del desierto
El hombre que descendió esquiando el Everest
El antes y el después de famosos rodajes
'El secreto de sus ojos', el mejor plano secuencia
La Princesa Leia y su bikini dorado
"Me llamo John Ford y hago películas del oeste"
Abrir las tripas del perro andaluz 80 años después

3 comentarios:

eulez dijo...

Fabuloso! Me ha gustado mucho. Gracias por compartirlo!

Los Grupos de Consumo de Lavapiés, dijo...

¡Gracias por compartirlo!

Pil dijo...

Conmovedor, al final sin quererlo sonries...