13 de febrero de 2010

Las ondas cerebrales de Albert Einstein

Curiosa imagen donde el genio más famoso del mundo, aparece tumbado en un pequeño catre en la Universidad de Princeton. Con 16 pequeños electrodos repartidos por su cuero cabelludo, la nariz y hasta en sus tímpanos. Albert Einstein se ofreció como conejillo de indias, para un ambicioso experimento sobre el cerebro. Los científicos querían saber como es el mecanismo cerebral de un genio y como le permite pensar en problemas tan complejos para el común de los mortales. Para ello estudiaron las ondas cerebrales, las cuales registran la actividad bioeléctrica del cerebro y se representan en un gráfico.

Tras comparar el electroencefalograma de Einstein con otros de gente "común" se formuló una sorprendente teoría. En la cual se decía que el genio utilizaba muchos grupos distintos de células del cerebro, todas juntas en equipo trabajando en un problema a la vez. Su mente de forma muy rápida realizaba una exploración por todo el cerebro buscando las respuestas correctas. Como una antena de radar busca en el cielo los aviones.


El cerebro de Albert Einstein obtuvo el siguiente gráfico (Click para ampliar), cuando estaba pensando sobre la teoría de la relatividad. A continuación se le dijo que se relajase y pusiera su mente en blanco. Los patrones de las ondas representadas en 8 curvas mostraron la acción simultánea en varias partes del cerebro. Y quedaron reflejadas las claras diferencias entre el período de pensamiento concentrado y cómo disminuía la actividad en la relajación.

Vía LIFE y JSTOR


Si te ha gustado puedes votarla en menéame.

Entradas relacionadas:
El Dios de Albert Einstein
La enigmática cena de Einstein en Barcelona
El Síndrome de Attenborough
Arturo Duperier, un científico universal olvidado
Una ventana al Universo

3 comentarios:

aberron dijo...

Interesantísimo post. Enhorabuena :-)

eLzO dijo...

Gracias maestro.

Anónimo dijo...

muy interesante, nunca habria pensado algo así. sera k los genios son superiores :P ;)